Al Baghdadi: muerte dudosa, vía equivocada