Bernie Sanders y los problemas del imperio