Cuba, Trump y el diálogo coreano