De Reynoso, Albear y Ramos hacia el futuro