Discurso pronunciado por Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, en la sesión plenaria de la VIII Cumbre de las Américas, Lima, Perú, el 14 de abril del 2018