Donald Trump puede ser una costosa hipoteca para Estados Unidos