¿Dónde explotará la “caldera”?