El G7 y las tensiones del orden mundial capitalista