El gran error de las izquierdas radicales independentistas en Catalunya