El nuevo escenario andaluz y las posibles bifurcaciones