Inteligencia artificial: ¿la nueva dependencia?