Jorge Bolaños: Roa revolucionó la diplomacia