La literatura clásica para justificar la desigualdad