La nueva política exterior de Trump es la peor de ambos mundos