Lidiando con Bolton: el apaciguamiento no es una opción