Los últimos cuatro años han sido los más calurosos registrados y el CO2 sigue aumentando