Migración: la presión de EU, al máximo