Palabras en la presentación del libro "Fidel Castro Ruz: Las crisis de América Latina, diagnósticos y soluciones".

Feb 20, 2017

Palabras del Doctor en Ciencias Luis Suárez Salazar en la presentación de su libro "Fidel Castro: Las crisis de América Latina, diagnósticos y soluciones”, Sala Nicolás Guillen, Feria Internacional del Libro de La Habana, 13 de Febrero de 2017.

Estimadas compañeras y estimados compañeros:

Ante todo les agradezco a todas y a todos ustedes que hayan seleccionado esta presentación en medio de todas las actividades que de manera simultánea se están realizando en esta nueva edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana. Su presencia demuestra el interés que han despertado en este evento todas las actividades que se han venido desplegando para honrar a Fidel Castro.

Pero, antes de referirme a la obra que hoy presento ante ustedes, quiero decirles, con toda sinceridad, que las y los escritores, y en especial las y los que nos dedicamos a cultivar la que en el lenguaje de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)  denominamos “literatura histórico-social”, muchas veces tenemos que pagar el precio de que nuestras obras se presenten o se bauticen (como se acostumbra a decir en la República Bolivariana de Venezuela) tiempo después que les entregamos nuestros originales a las editoriales para que estas valoren la pertinencia y las posibilidades de publicarlas.

El tiempo que media entre la entrega de esos originales, las decisiones de esas editoriales y, en caso positivo, la edición, la diagramación, la publicación y la presentación de un libro, muchas veces determina que este llegue a las manos de las lectoras y los lectores en otro contexto histórico, político, económico-social,  ideológico-cultural y hasta emocional diferente al que escribimos nuestras obras.

Ese el caso del libro que –gracias a la constancia y el esmero de la Editora Política (en particular, del compañero Fidel Aguirre, de su joven y diligente editora Zunilda González, así como al esfuerzo de los trabajadores de la Empresa de Artes Gráfica “Federico Engels”), hoy tengo el privilegio de presentar ante ustedes: Fidel Castro: Las crisis de América Latina: diagnósticos y soluciones (Editora Política, La Habana, 2016- ISBN 978-959-01-1022-1).

Tal volumen incluye la selección y compilación que he realizado de 41 discursos, mensajes, reflexiones, artículos o fragmentos de esos y otros géneros en los que, desde los primeros meses del triunfo de la Revolución Cubana hasta el 23 de junio de 2007, su líder histórico, el Comandante en Jefe Fidel Castro (que es el verdadero autor de ese libro), expresó sus siempre multifacéticas e informadas reflexiones sobre las diversas causas y las terribles consecuencias de las recurrentes crisis económicas, sociales, políticas, ecológicas y medio ambientales que han padecido (y aún padecen) las naciones y los pueblos de diversos Estados nacionales o plurinacionales del otrora llamado Tercer Mundo y, en particular, de América Latina y el Caribe.

En esa constante correlación entre la teoría y la práctica revolucionaria que siempre lo caracterizó, en esos discursos y escritos Fidel –como de manera común y cariñosa lo denomina la mayoría del pueblo cubano— también abordó las vías, los métodos y los caminos que, en cada momento histórico concreto, consideró y propugnó como los más adecuados para tratar de solucionar esas recurrentes y cada vez más profundas crisis provocadas por el contradictorio, desigual, genocida y ecocida funcionamiento del sistema capitalista mundial, hegemonizado por las principales potencias imperialistas y, en particular, por el imperialismo estadounidense.

En mi concepto, al menos hasta el 2007 (año en que concluí la preparación del original del libro que hoy se presenta), no existía ningún volumen disponible para las lectoras y los lectores interesados en conocer esa faceta de la vasta obra de Fidel. Tampoco en los que de manera cronológica y lógico-histórica pudieran encontrar sus reflexiones sobres estos y otros temas vinculados a las inconclusas luchas de los pueblos latinoamericanos y caribeños orientadas a lograr la que la Segunda Declaración de La Habana del 4 de febrero de 1962 (a la que en algunos de mis escritos he calificado como “el Manifiesto Comunista de la Revolución Latinoamericana”) había denominado “su verdadera y definitiva independencia”.

Por otra parte y sin desmeritar en lo más mínimo a sus correspondientes autores, la mayor parte de las compilaciones de la obra de Fidel sobre esto y otros temas que hasta entonces habían sido publicadas en nuestro país o en otros lugares del mundo, raras veces dejaban expreso el contexto histórico concreto en que él había pronunciado cada uno de sus discursos o publicado sus reflexiones. Muchas veces los libros existentes eran simples compilaciones de citas pertinentes, solo acompañadas de la fecha y del lugar en que previamente habían sido publicadas.

Para tratar de contrarrestar la que considero una perniciosa tendencia existente en la divulgación del pensamiento y de la obra de las grandes personalidades de la Historia Mundial, incluidas las latinoamericanas y caribeñas, tomé la decisión de que cada discurso o grupo de discursos o escritos afines fueran antecedidos por una breve introducción en la que se explican las circunstancias, así como el escenario en el que Fidel había elaborado o difundido cada uno de los textos que aparecen en este volumen.

Como expresé en su prólogo, con esas breves introducciones busco evitar, por sobre todas las cosas, una lectura dogmática y escolástica del profundo, creador y dialéctico pensamiento del líder histórico de la Revolución Cubana, al que –agrego ahora— también debemos identificar como uno de los más universales, reconocidos y lúcidos Héroes de las multiformes luchas por la que José Martí denominó “segunda independencia” de Nuestra América frente al que indistintamente denominó “el norte revuelto y brutal que nos desprecia”, la Roma Americana o la República Imperial instaurada en los Estados Unidos de América; ya que –como también indicó el precursor de esa luchas y, a su vez, Apóstol de la Independencia de Cuba en su conocido escrito “Tres Héroes” de las luchas contra el colonialismo español (Miguel Hidalgo, Simón Bolívar y José de San Martín):

Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombre, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos son hombres sagrados.

Para que las lectoras y los lectores puedan comprender en toda su profundidad el pensamiento de ese “hombre sagrado”, cada uno de los textos de Fidel que aparecen en mi compilación va acompañado de un sistema de notas bibliográficas o informativas.

En las primeras, se indican las publicaciones o sitios WEB donde las y los lectores pueden encontrar el discurso, los mensajes y los artículos cuyos textos íntegros o las partes pertinentes se reproducen en esta obra u otros a los que se hace alusión ya sea en las introducciones que he preparado para cada una de las 8 secciones, en el epílogo o en los propios discursos, mensajes y artículos de Fidel incluidos en el volumen.

En las segundas, se les entregan a las y a los lectores las informaciones mínimas necesarias para la más cabal comprensión de cada uno de los textos que integran el libro que hoy presentamos. Especialmente, por parte de aquellas lectoras y aquellos lectores que por primera vez se aproximen a la enjundiosa prosa de Fidel Castro o al conocimiento de algunas de las personalidades y de algunos de los acontecimientos que él refiere en los textos seleccionados.

Advierto que, en algunas ocasiones, sus referencias a las superpuestas crisis que afectan a América Latina y el Caribe, así como a sus eventuales soluciones irán precedidas, acompañadas o seguidas de sus valoraciones sobre las disímiles y superpuestas crisis que afectan a la humanidad, en particular al otrora llamado Tercer Mundo, al igual que a diversas potencias del denominado Primer Mundo; en tanto –como Fidel indica en algunos de los textos seleccionados— los más recientes cinco siglos de la historia de la humanidad, al igual que la evolución de la situación del mundo subdesarrollado y dependiente son inseparables del contradictorio y desigual devenir del sistema capitalista mundial y, por tanto, del comportamiento y la situación de las principales potencias imperialistas y, en especial, de Estados Unidos. 

Asimismo, advierto que, de manera inevitable, las lectoras y los lectores encontrarán algunas repeticiones entre los discursos, mensajes, artículos o sus fragmentos incluidos en este libro. A pesar de que en su selección y edición tratamos de disminuirlas, no siempre resultó posible ya que se corría el inadmisible riego de destruir la consistencia y la coherencia intrínseca del pensamiento de Fidel Castro.

Demás está decir que las exigencias editoriales hacían imposible reproducir todos los textos en los que él ha hecho referencias a las superpuestas crisis que afectan a la Humanidad, al Tercer Mundo y, dentro de él, a América Latina y el Caribe. En lo que atañe a este continente, algunos de esos textos fueron incluidos en mi compilación titulada Fidel Castro: Latinoamericanismo vs imperialismo, que fue publicada por la editorial Ocean Press-Ocean Sur en el 2009.[1]

Otros forman parte del volumen aún inédito que he titulado Fidel Castro: la unidad antiimperialista táctica y estrategia de la victoria o han sido reservados para empeños editoriales ulteriores. En especial, aquellos donde se caracteriza la situación particular de la mayor parte de Estados independientes o semi-independientes y de algunos de los territorios del Caribe insular y continental todavía sometidos a diferentes formas de dominación colonial por parte de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña u Holanda, así como a las múltiples interacciones de la Revolución Cubana con los gobiernos y otras fuerzas sociales y políticas de esa geoestratégica subregión del continente americano.

No obstante, considero que la selección que aparece en la obra que hoy presentamos refleja las principales reflexiones del líder histórico de la Revolución Cubana y Héroe de las luchas por la segunda independencia de Nuestra América sobre la cada vez más graves  y profundas crisis estructurales que afecta al llamado “sistema capitalista mundo”; especialmente al capitalismo subdesarrollado, subdesarrollante y cada vez más dependiente instaurado en la mayor parte de los Estados del planeta y, en particular, en el espacio geográfico, humano y cultural que en 1953 el joven médico argentino Ernesto Guevara de la Serna identificó como “nuestra Mayúscula América”.[2]

A pesar de todos los esfuerzos emprendidos por diversos gobiernos revolucionarios, reformadores o reformistas instalados en esa región desde los últimos años del siglo XX hasta la actualidad, así como de las luchas de diferentes sectores y movimientos populares, esas multifacéticas crisis (expresadas en el estancamiento o el decrecimiento de su Producto Interno Bruto, en la  pervivencia de la inequidad, de la pobreza e indigencia, así como en los diversos problemas ecológicos-ambientales que los siguen afectando), objetivamente han propiciado los avances que en los años más recientes ha venido obteniendo la que en otros textos he denominado “contraofensiva plutocrático-imperialista contra las naciones, los pueblos y algunos gobiernos de Nuestra América”.[3]

Como en otros momentos reflejados en este volumen, frente a esas realidades vuelve a levantarse como una necesidad histórica la unidad antiimperialista de los pueblos latinoamericanos y caribeños, así como de la integración económica y política de los 33 Estados nacionales o plurinacionales de esa región que, una y otra vez, fueron demandas e impulsadas por Fidel.

De ahí la importancia de lo planteado por el actual Presidente de los Consejos de Estado y de Ministro de nuestro país, general de Ejército Raúl Castro, el 24 de Febrero del 2013: “En la América Nuestra con más unidad, integración y justicia social, nada podrá detenernos”.[4]

Compañeras y compañeros:

Al comienzo de mis palabras indiqué que no siempre los escritores de literatura histórico-social tenemos la posibilidad de que nuestros libros se publiquen en el contexto histórico-concreto en que fueron elaborados. También señalé que los originales del volumen que hoy se presenta habían sido terminados en el año 2007. Como, por razones que no creo necesario explicar, este permanecía inédito, en una actividad de homenaje al Che que realizó en octubre del 2015 la Sección de Literatura Histórico-Social de la Asociación de Escritores de la UNEAC, el compañero Fidel Aguirre me expresó el interés de la Editora Política en publicar alguna de mis obras relativas al pensamiento de Fidel Castro como parte del programa que estaban elaborando para celebrar el 90 Aniversario de su natalicio.

Luego de varios intercambios por correo electrónico, el 6 de enero de 2016 le envié el original del libro y el 2 de abril del propio año el del prólogo que aparece en esta edición. En el momento en que todo eso se hizo –y se comenzó a realizar la cuidadosa edición del texto por parte de Zunilda González—ninguno de nosotros podíamos imaginarnos que cerca de la media noche del 25 de noviembre íbamos a desvelarnos con la aciaga noticia de que Fidel Castro había emprendido el último trayecto de su largo viaje hacia la inmortalidad.

Por eso aún no puedo desprenderme de la profunda tristeza que me produjo aquella conmovedora noticia; como tampoco puedo hacerlo de las emociones que vivimos, junto a la mayoría absoluta de nuestro pueblo o leyendo los mensajes provenientes de diversas partes del mundo, durante los que, parafraseando al Che, denominé “los días luminosos y tristes de las exequias de Fidel Castro”.

Durante y después de estas se ha planteado como nunca antes la necesidad de organizar, difundir y estudiar su multifacético legado teórico-práctico. En mi criterio, esa imprescindible convocatoria debe ser asumida dialécticamente por todas y todos los que queramos utilizarlo como una poderosa herramienta para enfrentar las grandes y difíciles tareas teórico-prácticas que tiene por delante nuestro país, en su intrincada interrelación con los desenvolvimientos y resultados de las multiformes luchas por la paz, la democracia participativa, la justicia social, la equidad y la defensa de la naturaleza que se están librando en todo el mundo; y, en especial, con las luchas antiimperialistas y anticapitalistas que se están librando en América Latina y el Caribe.

En mi opinión tales luchas se agudizarán como consecuencia de las agresivas políticas hacia todo el mundo y especial contra nuestro continente que, durante las primeras semanas de su mandato, ya ha comenzado a desplegar la plutocrática, misógina, racista, xenófoba y  ecocida administración de Donald Trump.

Como una y otra vez planteó Fidel Castro, frente a esas reaccionaras políticas no queda ni quedará otra opción que bregar por la más amplia unidad antiimperialista de todos los pueblos del mundo, así como para lograr la mayor concertación que resulte posible entre todos los gobiernos que se opongan a las políticas de la antes mencionada administración estadounidense.

En mi concepto, esas tareas deberán ser enarboladas y asumidas por la actual dirección político-estatal de nuestro país, por  todo nuestro pueblo y, en especial, por sus nuevas generaciones; ya que –como previsoramente adelantó Fidel en el mensaje que le envió a la Unión de Jóvenes Comunistas el 23 de junio  del 2007 y con el cual termina el libro que hoy les presento:

¿Para qué sirve la vida sin ideas?  Martí dijo: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. ¿Acaso nacen las ideas con un hombre? ¿Acaso mueren con este? Surgieron a lo largo de la vida de la especie humana. Durarán lo que dure nuestra especie. Nunca antes esta se vio tan amenazada por la combinación del subdesarrollo político de la sociedad y las creaciones de la tecnología, que parecen no tener límites y se van más allá de toda racionalidad en su capacidad de autodestrucción. Guerras de exterminio, cambios de clima, hambre, sed, desigualdades, nos rodean por todas partes.

El ser humano necesita aferrarse a una esperanza, buscar en la propia ciencia una oportunidad de supervivencia, y es justo buscarla y ofrecérsela. En ese futuro no tendrían espacio posible las horribles injusticias que el sistema capitalista desarrollado ofrece hoy junto a una tiranía mundial.

“Ser o no ser” —creo que dijo Shakespeare en uno de sus dramas. Esa es la alternativa de los jóvenes. Cualquier otra cosa sería vivir en el más idílico de los mundos algunas decenas de años, que en la historia del tiempo no serían más que unos segundos.

Si los jóvenes fallan, todo fallará. Es mi más profunda convicción que la juventud cubana luchará por el impedirlo. Creo en ustedes.

De modo que para que esta anticipación se convierta en realidad estamos convocados a lograr que el  “Yo soy Fidel” que resonó durante sus exequias se conviertan en una convicción y, sobre todo, en una práctica cotidiana de todo nuestro pueblo, incluida su actual y su futura dirección político-estatal. Solo así podremos seguir proclamando a los cuatro vientos: “¡Nosotras y nosotros somos Fidel!”

¡Muchas gracias!

 

[1]Luis Suárez Salazar (compilador y editor): Fidel Castro: latinoamericano vs. Imperialismo, Editorial OceanPress-Ocean Sur, La Habana, 2009.

[2]Ernesto Che Guevara: “Notas de viaje”, en Ernesto Che Guevara: América Latina: Despertar de un continente, Centro de Estudios Che Guevara/ OceanPress, Melbourne-Nueva York-La Habana, 2003.

[3] Luis Suárez Salazar: “La actual contraofensiva plutocrática-imperialista contra las naciones y los pueblos de nuestra Mayúscula América: algunas anticipaciones”, en Servicio Informativo "Alai-amlatina", Quito, 17 de marzo del 2011.Asimismo, “La contraofensiva plutocrática-imperialista contra las naciones y los pueblos de nuestra mayúscula América: apuntes para una actualización”, en Política Internacional, La Habana, Cuba, 2013, pp.105-118.

[4]Raúl Castro: “Discurso pronunciado el 24 de febrero en la clausura de la Sesión Constitutiva de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular” (El texto íntegro de ese discurso puede encontrarse en la página WEB del diario Granma, órgano oficial del Comité Central del PCC).