Un siglo norteamericano de conquistas brutales en ultramar comenzó en la Bahía de Guantánamo