Una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela sería un desastre