Cargando...
Inicio / Publicaciones / Artículos / Estrategia republicana para las elecciones presidenciales de 2024 en los Estados Unidos

Estrategia republicana para las elecciones presidenciales de 2024 en los Estados Unidos

En el presente trabajo se hará referencia a la estrategia del principal aspirante a la nominación republicana, Donald Trump, en el marco de las primarias y no de las elecciones de noviembre.

  • Denysse Fundora Agrelo | 22/01/2024

Denysse Fundora Agrelo. Investigadora del CIPI

En el presente trabajo se hará referencia a la estrategia del principal aspirante a la nominación republicana, Donald Trump, en el marco de las primarias y no de las elecciones de noviembre.[1] Ello responde a que, a diferencia de 2020, cuando Trump ocupaba la Casa Blanca y no enfrentaba ningún desafío dentro de su partido, en este ciclo electoral debe competir por la nominación republicana.

El resto de los candidatos,[2] encabezados por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, se ubican detrás de Trump en las encuestas por márgenes considerables. Sus principales opciones de victoria están en ganar, sorpresivamente, alguna de las primarias iniciales y sostener ese impulso en los meses siguientes.

Además de su longevidad, Trump enfrenta obstáculos que pueden impedir o dificultar su nombramiento como candidato por su partido, lo que acrecienta el grado de incertidumbre asociado a las venideras elecciones. Es importante recordar que la nominación es oficial una vez que se decide en la convención nacional del partido, lo que en el caso de los republicanos será entre el 15 y el 18 de julio.

Proceso de primaria

El 15 de enero es la fecha de inicio del proceso de primarias republicanas, con los caucus[3] en Iowa. No será paralelo para ambos partidos, por la decisión del Comité Nacional Demócrata de iniciar en Carolina del Sur, el 3 de febrero.[4] Esto se debe a que el proceso de primarias se extiende hasta mediados de año y es distinto para cada partido, los cuales, de conjunto con los estados, están a cargo de su organización.

Los precandidatos republicanos se disputarán 2 429 delegados,[5] 70% de los cuales estarán en juego antes de que comience abril.

Desde mediados de 2023, los precandidatos republicanos han sostenido debates en diferentes estados del país, a los cuales Trump clasificó, pero optó por ausentarse y programar comparecencias paralelas.

Los casos legales contra Trump

El expresidente Trump enfrenta 91 cargos penales en 4 casos: 2 en cortes estaduales y 2 en distritos federales. Cualquiera de los casos pudiera conducir a prisión.

De forma paralela, lidia con una demanda civil en Nueva York que podría afectar las operaciones de sus negocios y un caso por difamación.

A la complejidad de tener un posible nominado a la presidencia siquiera sospechoso de los cargos que se le acusan, se suma el hecho de que estos temas se estarán dirimiendo en medio del ciclo electoral. No obstante, la Constitución estadounidense no incluye entre los requisitos para aspirar a la presidencia estar fuera de prisión o no tener casos pendientes con la justicia.[6]

El fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, introdujo 34 cargos penales contra Trump en marzo de 2023 relacionados con la falsificación de documentos de negocios como parte de un esquema para pagar de forma encubierta a mujeres que aseguraban haber mantenido relaciones sexuales con Trump. El juicio debe tener lugar el 25 de marzo de 2024. Aunque abarca un crimen posiblemente cometido por el expresidente, se trata del tema menos serio, ya que no cubre las acusaciones más graves.

En junio de 2023, el fiscal especial nombrado por el Departamento de Justicia, Jack Smith, presentó 37 cargos contra Trump por haber extraído de la Casa Blanca documentos sensibles al terminar su presidencia. Dichos cargos incluyen obstrucción de la justicia, retención de información de seguridad nacional y declaraciones falsas. El juicio se fijó para el 20 de mayo de 2024. Debe destacarse que la jueza designada para el caso Aileen Cannon (nacida en Colombia, de madre cubana) fue nombrada por Trump y en su historial lo ha favorecido en ocasiones.

Fani Willis, fiscal de distrito de Fulton County (Georgia), presentó cargos contra 19 personas, incluido Trump, sobre un esquema para revertir los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Es la acusación más sensible porque se trata de un intento por subvertir las bases del sistema político y la “democracia” estadounidense, y la fiscal cuenta con evidencia fuerte. Algunos de los implicados ya establecieron acuerdos de culpabilidad a finales de 2023. El resto deberá presentarse a juicio el 5 de agosto de 2024.

El ya mencionado fiscal especial Jack Smith también acusó a Trump de otros cuatro cargos por intentar subvertir las elecciones de 2020 y el juicio está fijado para el 4 de marzo de 2024. La Corte Suprema rechazó realizar una audiencia expedita que aclare si Trump tiene inmunidad, a partir de lo que alegan los abogados de este, por lo que deben cumplirse los pasos reglamentarios para que la instancia judicial máxima decida si se pronuncia al respecto.  

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, presentó una demanda civil, contra Trump, sus hijos adultos y un exasesor por declarar de forma fraudulenta el valor de propiedades para disminuir su factura fiscal o mejorar las condiciones de sus préstamos, como parte de un esquema para inflar su patrimonio neto. El caso podría concluir con multas millonarias y la prohibición a la compañía de Trump de realizar negocios en Nueva York.

Trump tiene prohibido hablar en público sobre este caso de Nueva York y el de Smith en Washington D.C., para impedir que continuara realizando comentarios intimidatorios contra fiscales y testigos.[7]

Adicionalmente, Trump está implicado en un caso por difamación contra la escritora E. Jean Carroll, quien afirmó que Trump la agredió sexualmente en los años noventa. A mediados del año pasado, un jurado concluyó que la provocación tuvo lugar y, en consecuencia, Trump debía pagar cinco millones de dólares.

El equipo legal de Trump ha intentado posponer las fechas de los juicios en su contra y aunque los jueces se han negado, es posible que en algunos casos sean reconsideradas. La presión fundamental para las contrapartes es que, de llegar Trump u otro republicano a la presidencia, pueden maniobrar para detener los casos en su contra a partir del 20 de enero de 2025.[8]

La enmienda 14

Una de las constantes durante el gobierno de Trump fue la necesidad de revisar los límites de la legalidad, especialmente en temas poco abordados. El caso más actual es el asociado con un fragmento de la enmienda 14 de la Constitución: un texto agregado después de la Guerra de Secesión para impedir que quienes se habían sublevado pudieran vincularse al ejercicio de gobierno.[9] Por el estrecho ámbito que abarca, se había tratado hasta el momento de un fragmento preterido por los expertos legales.

No obstante, desde mediados del 2023 cobró fuerza una estrategia legal para impedir que Trump aparezca en las boletas de varios estados, después de que se iniciaran dos casos judiciales sobre los intentos del expresidente de modificar en su favor los resultados de las elecciones de 2020. Como parte de ese esfuerzo se presentaron demandas basadas en la sección 3 de la enmienda 14 ante diferentes instancias en 34 estados, alegando que Trump no es elegible para ser presidente, debido a sus intentos por revertir su derrota y por incitar el asalto al Capitolio. El mapa que aparece a continuación refleja en qué punto se encuentra cada una de ellas.[10]

Los casos más relevantes son los de Colorado y Maine, los cuales decidieron excluir a Trump de las boletas en sus estados.[11] No obstante, ninguna de las dos se aplicará hasta que la Corte Suprema se pronuncie al respecto,[12] ya que accedió a tomar el caso de Colorado.[13]

Estrategia de la campaña de Trump

El equipo de campaña de Trump está conduciendo sus operaciones como si se tratara de un presidente en funciones, gracias a un amplio liderazgo en las encuestas con respecto al resto de los precandidatos. Su objetivo es lograr que Trump obtenga los delegados necesarios para ganar la nominación antes de que resulte condenado en alguno de los casos en su contra.

En este sentido, Trump se ha propuesto recabar tantos endorsements[14] como fuera posible a partir de numerosos contactos con personas influyentes del partido republicano a quienes promete favores o amenaza con represalias.[15] Estas son más evidentes en sus publicaciones desafiantes en la red Truth Social.

El apoyo público de figuras relevantes dentro de la maquinaria republicana y el constante respaldo de su base electoral, dejan poco espacio para que sus contrincantes puedan maniobrar en las primarias.

Trump continúa calificándose como un outsider, alguien ajeno a la cúpula de Washington, lo que refuerza su mensaje de que los casos en su contra son parte de una persecución política. El otro tema central de sus declaraciones continúa siendo que las elecciones de 2020 fueron robadas, por lo que mantiene su posición de víctima del sistema político controlado por el gobierno de Biden y el partido demócrata. De conjunto, estos mensajes han resultado efectivos para su base electoral y han sido fundamentales en las recaudaciones de fondo de su campaña.[16]

Otra táctica que puede resultar crucial en el proceso de primarias ha sido modificar las reglas en estados tempranos, como Nevada, California y Michigan.

Nevada es un estado particularmente importante ya que es el tercero en otorgar delegados y, dentro de la lógica estadounidense, su resultado tiene la capacidad de influir notablemente en los estados siguientes. Trump ha tenido acceso cercano a las principales autoridades del partido en el estado y en cuestión de meses se modificaron las normas que regirán los comicios. De este modo, se vio afectada la campaña de su contrincante más cercano, el gobernador de Florida, Ron DeSantis.[17]

A ello se suma la decisión de mantener el formato tradicional de caucus, en contradicción con una ley reciente del estado que estableció un giro hacia el esquema de primarias. El resultado es que el 6 de febrero tendrán lugar las primarias republicanas, con Nikki Haley como única candidata vigente en boleta y, dos días después, los caucus del partido. No obstante, solo quien gane estos últimos obtendrá los delegados del estado, en un movimiento que se espera que beneficie a Trump.

Otro cambio importante en las reglas en estados tempranos tuvo lugar en California: el candidato que rebase el 50% de los votos en el estado recibirá la totalidad de los delegados. Con el mecanismo anterior, cada distrito otorgaba candidatos de manera independiente, por lo que los 169 delegados del estado podían dividirse entre varios candidatos. Actualmente, el único candidato con la fortaleza suficiente para lograr el apoyo requerido es el expresidente Trump.

Tanto en Nevada como en California, los cambios han implicado que la campaña de DeSantis suspendiera importantes operaciones en el terreno, con lo cual sus posibilidades se han continuado debilitando.

Los vacíos que las obligatorias apariciones de Trump en corte pudieran significar para la campaña, serán cubiertos por surrogates. “Aunque es habitual incluir a quienes han dado su apoyo público y políticos amigos en los actos de campaña, los estrategas han dicho que el número y el reconocimiento a nivel nacional de los surrogates de Trump son novedosos en comparación con sus campañas anteriores.”[18]

Conclusiones

Los republicanos están lidiando en la actualidad con la combinación de un partido débil y una profunda polarización política, que se manifiesta en la fuerte división que existe entre los conservadores tradicionales y la cúpula del partido por un lado y, por otro, las bases del partido, que favorecen en gran medida a Trump. Los mensajes que movilizan a estas últimas son cada vez más reaccionarios y las consecuencias son visibles en la constante popularidad de Trump y el movimiento hacia la derecha de la agenda del partido.

El expresidente mantiene una aprobación constante entre sus bases, un fuerte camino hacia la nominación republicana y un amplio apoyo de funcionarios republicanos electos, a pesar de haber promovido una insurrección contra el gobierno, haber sido sometido a dos procesos de impeachment, haber dirigido una caótica gestión de la pandemia, ser singularizado como una de las causas principales del débil desempeño de su partido en las elecciones de medio término en 2022 y estar envuelto en varios litigios que podrían conducirlo a la cárcel o impedirle ocupar la Casa Blanca, por solo citar las mayores particularidades de su carrera política. Nunca en la historia de los Estados Unidos ha sido electo alguien que haya atentado abierta y repetidamente contra las normas éticas y políticas fundamentales.


[1] Este artículo da continuidad a una serie de análisis previos a las elecciones de 2024 en los Estados Unidos publicados en el sitio web del CIPI.

[2] Comenzaron aspirando a la nominación 13 candidatos, de los cuales 8 se han retirado. Sólo quedan Donald Trump, Ron DeSantis, Nikki Haley, Vivek Ramaswamy y Asa Hutchinson. En las encuestas realizadas por 12 firmas entre la segunda quincena de diciembre y lo que va de enero, el apoyo a los candidatos republicanos es el siguiente: Trump entre un 60 y un 65%, DeSantis entre un 11 y un 14%, Nikki entre un 11 y un 13% y Ramaswamy entre un 4 y un 7%. En recientes encuestas de CNN y de Bloomberg News/Morning Consult, Trump ha aventajado a Biden en los estados claves de Georgia, Arizona, Michigan, Pennsylvania, Wisconsin y North Carolina por diferencias que oscilan entre 3 y 11 puntos. Otras encuestas también le han dado ligera ventaja entre los independientes. El 14% de los republicanos estima que Trump tiene responsabilidad en los ataques al Capitolio, mientras que entre los electores independientes es el 56%.

[3] Forma de organizar las primarias de un partido, que puede tener varios formatos y cuyo propósito es lograr el consenso entre los participantes. El más conocido, requiere que los votantes se reúnan en lugares públicos y se vayan agrupando en función del candidato al cual apoyan. Los caucus son organizados por los partidos políticos y las elecciones primarias son organizadas y financiadas por los estados.

[4] La posposición de los caucus demócratas en Iowa no ha generado grandes contradicciones, a diferencia del caso de las primarias en New Hampshire. La constitución de dicho estado legisla que debe ser el primero en celebrar primarias en el país. El estado decidió mantener sus primarias el 23 de enero, en contra del calendario aprobado por el Comité Nacional Demócrata, por lo que será sin la presencia del Biden en la boleta. Esto puede conducir a que el actual presidente no gane los delegados del estado, a menos que sea exitosa una iniciativa para que los votantes escriban su nombre en las boletas.

[5] De ellos, 2 365 delegados y 104 súper delegados. Los primeros están comprometidos a reflejar en su voto de la Convención Nacional el resultado del estado, al menos en la primera boleta, mientras los segundos no tienen obligación de respetar esta correspondencia. La nominación la obtiene el precandidato que logre la mayoría, o sea, 1 235.

[6] Los requisitos son: ser ciudadano estadounidense por nacimiento, tener 35 años como mínimo y haber vivido 14 años en Estados Unidos.

[7] Judge reinstates gag order on Trump in federal election subversion case, https://edition.cnn.com/2023/10/29/politics/trump-gag-order-reinstated/index.html.

[8] En este epígrafe se utilizó como referencia primaria el recuento de los casos contra Trump realizado por The Atlantic, el cual puede ser consultado para obtener más información en https://www.theatlantic.com/ideas/archive/2024/01/donald-trump-legal-cases-charges/675531/.

[9] Se trata de la Sección 3: “Ninguna persona podrá ser Senador o Representante en el Congreso, ni elector de Presidente y Vicepresidente, ni ocupar cargo alguno, civil o militar, en los Estados Unidos o en cualquier estado, si, habiendo prestado previamente juramento, como miembro del Congreso o como funcionario de los Estados Unidos, o como miembro de cualquier legislatura estatal, o como funcionario ejecutivo o judicial de cualquier estado, de apoyar la Constitución de los Estados Unidos, hubiere participado en insurrección o rebelión contra la misma, o prestado ayuda o consuelo a sus enemigos. Pero el Congreso podrá, por el voto de las dos terceras partes de cada Cámara, eliminar tal inhabilidad”. El texto íntegro de la enmienda puede ser consultado en https://www.law.cornell.edu/constitution/amendmentxiv.

[10] De izquierda a derecha, la leyenda por colores hace referencia a los estados donde los casos están: 1) pendientes, 2) desestimados voluntariamente por el demandante, 3) desestimados, 4) desestimados, en apelación y 5) Trump descalificado, decisión suspendida hasta la apelación. Tomado de: https://www.lawfaremedia.org/current-projects/the-trump-trials/section-3-litigation-tracker.

[11] Debe notarse que la secretaria de estado local suspendió su propia decisión al respecto, a la espera de la opinión de las cortes.

[12] Despite US Supreme Court appeal, Trump certified as candidate on Colorado GOP ballot https://abcnews.go.com/Politics/despite-us-supreme-court-appeal-trump-certified-candidate/story?id=106138501.

[13] Al respecto, puede consultarse el artículo “6 ways the Supreme Court could decide Trump’s fate in 2024”, https://www.politico.com/news/2024/01/04/supreme-court-trump-decisions-election-00133761.

[14] Dentro de los temas a seguir en el marco de las elecciones presidenciales están aquellas figuras relevantes que otorgan su apoyo públicamente a uno u otro candidato (endorsements). En el caso de Trump, ha recibido el respaldo de 103 representantes —incluido el liderazgo republicano en la Cámara—, más 19 senadores y 7 gobernadores. Estas cifras son notablemente superiores a las conseguidas por sus contrincantes.[14] Se citan estos casos por tratarse de funcionarios electos, pero no agotan la lista. Para más información, consultar “2024 GOP primary endorsements: Where they stand”, https://thehill.com/homenews/campaign/3942482-2024-gop-primary-endorsements/.

[15] How Trump Has Used Fear and Favor to Win Republican Endorsements, https://www.nytimes.com/2024/01/04/us/politics/trump-endorsements.html.

[16] Indicted or Barred From the Ballot: For Trump, Bad News Cements Support, https://www.nytimes.com/2023/12/20/us/politics/trump-republicans-colorado.html.

[17] Inside Trump’s Backroom Effort to Lock Up the Nomination, https://www.nytimes.com/2023/10/14/us/politics/trump-delegate-strategy.html.

[18] The Surrogates: Trump’s Strategy for Campaigning From Court, https://www.bloomberg.com/news/articles/2023-09-03/the-surrogates-trump-s-strategy-for-campaigning-from-court.

Fuente: https://www.cipi.cu/estrategia-republicana-para-las-elecciones-presidenciales-de-2024-en-los-estados-unidos/

artículos relacionados

Estados Unidos, África y la Asociación para la Cooperación Atlántica
Rodobaldo Isasi | 02/03/2024
El secretario de Estado de los EE.UU., Anthony Blinken, realizó su cuarto periplo africano en cuatro países costeros, del 21 al [...]
Región: África
Principales avances y desafíos de la Organización de Cooperación de Shanghái en el período 2017 – 2023
Isis María Fraga Martell | 27/02/2024
El presente trabajo analiza el comportamiento de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) entre el año 2017 y [...]
Región: Asia
Inmigración, crisis en frontera y elecciones
Carlos Ciaño Zanetti | 23/02/2024
De no producirse una inesperada condena judicial o algún acontecimiento de cierta magnitud que se lo impida, Trump será el [...]
Región: América del Norte

Déjanos tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podrás recibir nuestro Boletín Tendencias Internacionales, convocatorias de eventos científicos, programas de doctorado, maestrías y cursos de posgrado, alertas de publicación de las revistas cubanas sobre relaciones internacionales y los títulos de las últimas adquisiciones de las bibliotecas especializadas de los Centros de Estudios y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales.