Cargando...
Inicio / Publicaciones / Artículos / Unión Europea: Situación económica y social
Tema: Economía internacional
Región: Unión Europea

Unión Europea: Situación económica y social

El PIB de la Unión Europea y la zona euro, en el primer trimestre de 2021, cayeron 0,4% y 0,6%.

  • Jourdy James Heredia | 21/10/2021

Investigador del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial

El PIB de la Unión Europea (UE) y la zona del euro, en el primer trimestre de 2021, cayeron 0,4% y 0,6%, respectivamente. Estos promedios reflejan la continuidad de la recesión del bloque comunitario tras haberse experimentado tasas de crecimiento negativas en el último trimestre de 2020, como consecuencia del impacto de las medidas para frenar los rebrotes de la COVID-19.

En comparación con el mismo trimestre de 2020, la contracción en los tres primeros meses de 2021 fue mayor: la economía de la eurozona se derrumbó -1,8%, mientras que la de UE en su conjunto se desplomó -1,7%. Asimismo, las mayores caídas del PIB interanual se registraron en Portugal (-5,4%), España (-4,3%) y Alemania (-3%). El consumo interno decreció -2,3% en la zona del euro y -1,9% en la UE (en comparación con el cuarto trimestre de 2020), igualmente, las inversiones productivas, las exportaciones y las importaciones se contrajeron en el mismo periodo comparativo.

El sector del turismo, que representa el 10% del PIB europeo y emplea a 30 millones de personas, ha reflejado una significativa reducción, en lo que ha transcurrido del 2021. La gran dependencia del turismo de los países del sur de Europa (España e Italia, junto con Chipre, Grecia, Malta y Portugal) provoca que los países situados en la zona meridional del continente se vayan a ver más afectados por la pandemia.

España, en 2020, perdió 64,5 millones de turistas y 72.100 millones de euros y no confía en recuperar los números precovid antes de 2022-2023. En términos agregados, entre enero y mayo de 2021, la llegada de turistas internacionales se hundió hasta casi 26 un -70%, al tiempo que el gasto realizado por los turistas extranjeros que visitaron España en los cinco primeros meses disminuyó un -71,5% respecto al mismo periodo de 2020, hasta alcanzar los 3.349 millones de euros. La pandemia de COVID-19 ha golpeado también el mercado de trabajo europeo.

En la UE la cifra de ocupados alcanzó más de 205 millones de personas, en el primer trimestre de 2021, lo que supone un descenso de 3,7 millones de ocupados respecto del mismo periodo de 2020, según Eurostat. Más de 15 millones de personas están desempleadas en la UE, de ellos 13 millones pertenecen a la zona euro, según Eurostat. La tasa de desocupación alcanza el 7,3% en la UE y 8% en la zona euro. Los países de la UE con mayores índices de desempleo son España con 15,4% e Italia con 10,7%.

En el sector de los servicios públicos, el desempleo en España subió por primera vez en 2020 tras siete años consecutivos de descenso, seguido por el sector industrial. De manera general, en la UE, la crisis ha puesto en peligro entre 100 y 120 millones de empleos directos en el sector del turismo, muchos de ellos en pequeñas y medianas empresas. Entre los jóvenes la desocupación alcanza a casi 3 millones en la UE, de ellos 2,3 millones viven en la zona euro. La tasa de desempleo asciende al 17,1% de la población juvenil del bloque y al 17,2% para el área de la moneda única. Actualmente, España (38%) detenta la tasa de desempleo juvenil más alta del conjunto, por delante de Grecia (34,2%), que ocupaba el primer puesto en 2019.

Seguidamente se ubica Italia (33,7%). También, la nación española es líder en desocupación juvenil dentro de los países de la OCDE (el promedio de la OCDE se sitúa en el 14%). La COVID-19 y en consecuencia las medidas adoptadas para enfrentarla han disparado los indicadores fiscales dentro del bloque comunitario. La deuda pública asciende a 90,7% del PIB en la UE (12 billones de euros) y 98% del PIB en la zona euro (11,1 billones de euros). De tal modo, Grecia (205,6%), Italia (155,8%), Portugal (133,6%), España (120%), Chipre (118,2%), Francia (115,7%), y Bélgica (114,1%) reflejan las mayores tasas de endeudamiento público con relación al PIB. La UE acordó el mayor plan de estímulos de la historia europea, para la reconstrucción pos COVID-19, el NextGenerationEU (instrumento temporal).

Con este último, unido al presupuesto a largo plazo de la Unión se pretende estimular la recuperación; condicionando la obtención de los recursos al desarrollo de una economía y sociedad más ecológica, más digital y más resiliente. El Marco Financiero Plurianual (MFP) o presupuesto a largo plazo de la Unión prevé dotar a los 27 Estados miembros de una financiación de hasta 1,074 billones de euros durante el período comprendido entre 2021 y 2027. 27

El NextGenerationEU cuenta con 750 mil millones de dólares, de ellos 390 mil millones serán ayudas directas a los estados, y los 360.000 millones de euros restantes serían préstamos a los estados. Otros 100 000 millones de euros se destinarán, a través del mecanismo SURE, a mitigar los riesgos de desempleo que tiene el propósito de conceder préstamos baratos a los estados miembros, sin condiciones, para apoyar el trabajo a corto plazo. Lo nuevo y favorable de este fondo es que la Comisión Europea utilizará la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). Es decir, se suspende la exigencia a los países en cuanto a los límites al deficit (3% del PIB) y deuda (60% del PIB) públicos hasta 2023.

Además, por primera vez, el presupuesto de la UE se utiliza como una herramienta de estabilización y una institución europea (la Comisión) tiene la posibilidad de endeudarse en los mercados financieros para financiar el gasto presupuestario. Aproximadamente 30 millones de personas recibieron apoyo del instrumento SURE en 2020. Alrededor de 2,5 millones de empresas afectadas por la crisis ocasionada por la COVID-19 se beneficiaron del mecanismo.

Además, los Estados miembros beneficiarios han ahorrado los 5.800 millones euros en intereses que les hubiera costado emitir deuda soberana por su cuenta. El interés de los Estados miembros por el SURE ha sido significativo y ya se ha asignado más del 90% de la dotación total. La Comisión ha recaudado 53.000 millones de euros en las cuatro primeras emisiones, para las que la demanda superó más de diez veces la oferta. Todas las obligaciones emitidas a través de SURE tienen la categoría de bono social (el dinero se destina a medidas que ayudan a mantener el ingreso de las familias en tiempos de crisis).

 La capacidad de la UE para recaudar fondos para SURE iba respaldada por una garantía de 25.000 millones de euros aportada por todos los Estados miembros, toda una muestra del carácter solidario de esta iniciativa europea. Asimismo, en junio de 2021, la Comisión Europea recaudó 20.000 millones de euros a través de un bono a diez años, que vence en julio de 2031, su primera operación para financiar el NextGenerationEU; los inversores respaldaron esa operación con una demanda que multiplicó por siete la oferta de bonos a diez años, que la Comisión colocó a un interés del 0,086%. Se trata de la mayor emisión de bonos institucionales en Europa, que prevé emitir 800.000 millones de euros a precios corrientes hasta finales de 2026.

En otras palabras, se ofrecerá un volumen de préstamos anuales de aproximadamente 150.000 millones de euros. El vencimiento de los bonos conjuntos (pago de la deuda) será hasta 2058. Además una mayor proporción se destinará a los más afectados por la pandemia, en su mayoría a aquellos que, en gran medida, dependen del turismo, como España, Grecia e Italia.

El impacto de la pandemia parece propiciar una mayor integración en la UE. Las consecuencias de la COVID-19 ha estimulado la cooperación fiscal europea con un mecanismo de emisión de deuda a bajo interés. Esta situación mejora la solvencia de los Estados y elimina algunos de los riesgos monetarios a los que se enfrenta el euro. Los bonos emitidos por la Comisión son deuda pública de la Unión en su conjunto y no de los Estados miembros.

Esta decisión da respuesta a una de las demandas que sugieron a raíz de la crisis de deuda soberana de 2010-2012. En este sentido, pedir prestado bajo la bandera de la UE, tranquiliza a los inversores y significa actuar en la recuperación de forma coordinada. Con relación al Brexit, desde la finalización de la salida del Reino Unido de la UE en diciembre de 2020, los acuerdos comerciales entre la UE y el Reino Unido han tenido un comienzo accidentado. Las empresas han enfrentado dificultades administrativas, aduaneras y retrasos en las entregas, y estas barreras no arancelarias han repercutido en los flujos comerciales, sobre todo del Reino Unido a la UE. Por ejemplo, las exportaciones de comida y bebidas del Reino Unido al bloque comunitario bajaron un 47% en los tres primeros meses del año –con respecto a 2020.

En términos bursátiles, el índice paneuropeo Euro Stoxx 50 – referencia de la zona euro – se encuentra un 48% por encima de los niveles de junio de 2016 (cuando se firmó el Brexit), mientras que el Ftse 100 de Londres ha subido un 15%, tres veces menos. Igualmente, la rentabilidad de los índices bursátiles habría que ajustarla por la depreciación de la libra respecto al euro desde 2015. Los inversores en la Bolsa de Londres no solo han tenido menos ganancia por invertir allí sino que se han visto penalizados por la depreciación de la libra.

El Brexit, con independencia de la agotadora negociación, produjo tensión en el proceso de paz de Irlanda del Norte, sobre todo la insistencia británica en abandonar el mercado único y la unión aduanera sirvieron para maximizar los problemas; los controles aduaneros que se pactaron entre Irlanda del Norte y el resto del país generan demasiadas fricciones en su mercado interno. La COVID-19 ha derivado en un incremento de la pobreza y las desigualdades sociales y sanitarias en la Unión Europea.

La heterogeneidad entre países ha aumentado entre un 2,5% y un 4%, mientras que la desigualdad dentro de los países ha crecido entre un 5% y un 12,1%, según los datos de la Universidad de Oxford y de la Universidad Complutense de Madrid. Rumania (23,8%), Letonia (22,9%), Bulgaria (22,6%), Estonia (21,7%) y España (20,7%) detentan las más altas tasas de pobreza. En estos países más de una de cada cinco personas es pobre. La pobreza extrema afecta al 5,6% de la población europea. Alrededor de 23 millones de niños en la Unión Europea son pobres. Uno de cada cuatro niños vive en el bloque comunitario en condiciones precarias.

España (27,4%) está en tercer lugar dentro de los países con mayor tasa de pobreza infantil, detrás de 29 Rumanía y Bulgaria. Asimismo, en Italia, como resultado de la pandemia más de 1,3 millones de niños y niñas se encuentran en la pobreza, un retroceso a niveles de 2005, según un informe de Save the Children. PERSPECTIVAS Según previsiones realizadas en julio por la Comisión Europea, el crecimiento económico de la UE en 2021 alcanzará el 4,8% y para 2022 será del 4,5%, para la UE y la zona euro.

De las grandes economías (España, Francia, Alemania e Italia), la española será la que más crecerá en el actual año, un 6,2%, aunque también será la última en recuperar los niveles de PIB anteriores a la pandemia. Sin embargo, este pronóstico depende la evolución de la pandemia y las nuevas variantes del virus, de las restricciones que impongan los países y del comportamiento de la vacunación, entre otros. Desde finales de junio de 2021 se observó un aumento de casos infectados debido al aumento de las variantes, la flexibilización de las restricciones sociales y la decisión de que los Estados miembros podían eliminar de forma segura las restricciones a los viajes no esenciales para los ciudadanos de terceros países vacunados. La nueva variante Delta, que ya afecta a España, ha dividido a los países europeos entre los que insisten en retirar la mayoría de las restricciones sanitarias y los que han vuelto a endurecer las medidas contra la expansión de la COVID-19.

La variante Delta es más transmisible entre 40% y 60% que la Alfa y representará 90% de los casos en la UE a finales de agosto, según estimaciones del Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades. Además, para el mes mencionado el bloque no estará totalmente inmunizado – un 63% de la población espera aún por una primera dosis – lo que complicará la situación en el Viejo Continente. Algunos sectores se afectarán, el más notorio el del turismo, sobretodo en España, sin todavía valorar esta eventualidad, el Instituto Nacional de Estadística pronostica un desplome absoluto por parte del turismo extranjero. En particular, las nuevas cepas del coronavirus han provocado restricciones y confinamientos que no estaban previstos, lo que impactará en el crecimiento.

Tomado del documento “Resumen sobre la evolución de la economía mundial” del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial”

artículos relacionados

Las relaciones de cooperación Cuba-Alemania: retos y potencialidades para el desarrollo de una cooperación compartida
Angel Rodríguez Soler | 17/05/2022
En el contexto de una renovada cooperación Cuba-UE, a partir de la firma del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que [...]
Región: Unión Europea
La migración europea y la crisis de los refugiados: un proceso complejo y multifacético
Dra.C. Giovanna Campani | 31/01/2022
El objetivo del artículo es comprender las tendencias de fondo en torno al tema de la migración en el contexto actual y en [...]
Región: Unión Europea
Escenarios: Unión Europea
Centro de Investigaciones de Política Internacional / Centro de Investigaciones de la Economía Mundial | 18/01/2022
Las tendencias generales evidencian el carácter estructural de los problemas económicos, políticos y sociales que afronta la [...]
Región: Unión Europea

Déjanos tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Podrás recibir nuestro Boletín Tendencias Internacionales, convocatorias de eventos científicos, programas de doctorado, maestrías y cursos de posgrado, alertas de publicación de las revistas cubanas sobre relaciones internacionales y los títulos de las últimas adquisiciones de las bibliotecas especializadas de los Centros de Estudios y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales.